Skip to content Skip to footer
Lun - Vie 8:00 - 20:00 / Sábado 9:00 - 12:00
José E.Uriburu 1471, CABA

Cáncer de Próstata

Robot Da Vinci para cirugía mínimamente invasiva

El cáncer de próstata es el más común de los cánceres en la población masculina, representando casi un 23%, de los nuevos tumores diagnosticados en los varones. El riesgo de padecer cáncer de próstata está ligado con la edad, muy pocos casos son diagnosticados en varones por debajo de los 50 años y un gran porcentaje de los diagnósticos ocurren en hombres mayores de 70 años. Los hombres con antecedentes de historia familiar con cáncer de próstata, deberían comenzar sus controles a los 45 años.

En los últimos años ha habido un aumento en la detección del cáncer de próstata a través del uso del análisis de sangre del antígeno prostático específico (PSA) y por la cirugía del agrandamiento benigno de la próstata en donde se envía material a analizar a anatomía patológica y surge el diagnóstico.

– Diagnóstico y estadificación –

La consulta al especialista de Urología por prevención esta comenzando a instalarse en la población, con las posibilidades de realizar medicina de prevención. La cual se logra con la consulta y la realización de los distintos estudios complementarios necesarios, según el Médico Urólogo considere para cada paciente.

  • Examen digital / tacto rectal: consiste en un examen mediante el cual el Urólogo inserta un dedo dentro de un guante lubricado en el recto y palpa la próstata a través de la pared rectal en busca de nódulos o áreas anormales.
  • Antígeno prostático específico (PSA): prueba de laboratorio que mide las concentraciones del PSA en la sangre. Esta es una sustancia producida mayormente por la próstata que se encuentra en mayor cantidad en la sangre de los hombres que tienen cáncer de próstata.  Cabe mencionar, que también, el resultado del PSA puede ser elevada en los hombres que sufren una infección (Prostatitis) o una inflamación de la próstata, o que tienen una hiperplasia prostática benigna (HPB).
  • Ecografía transrectal: procedimiento por el cual se inserta en el recto una sonda para examinar la próstata.
  • Biopsia de próstata: extracción de células o tejidos para observarlos bajo el microscopio. El Patólogo examina la muestra en busca de células cancerosas y determina la puntuación de Gleason. La puntuación de Gleason varía de 2 hasta 10 y describe la actividad biológica y la posibilidad de que el tumor se disemine. Cuanto más baja la puntuación, menor la probabilidad de diseminación del tumor. La Biopsia Transrectal fue el método más tradicional y consiste en la extracción de tejido de la próstata mediante la inserción de una aguja fina a través del recto hasta la próstata. Este procedimiento se practica utilizando ecografía transrectal para guiar la aguja.  

– Resonancia Magnética Multiparamétrica y Biopsia Fusión –

Cambios en el paradigma de diagnostico en cáncer de próstata.

El reciente estudio denominado PRECISION (Prostate Evaluation for Clinically Important disease: Sampling using Image-guidance Or Not?) publicado en la renombrada revista The New England Journal of Medicine ha mostrado resultados que impactan en el diagnóstico del cáncer de próstata. En este estudio internacional, 500 hombres con sospecha de cáncer de próstata por aumento del  PSA (Antígeno Prostático Especifico) fueron separados en dos grupos.

En el grupo 1, se realizo el método de diagnóstico tradicional utilizando la biopsia prostática transrectal dirigida por ecografía y realizando 12 tomas de biopsia y en el grupo 2, se realizo el diagnostico basado en los hallazgos de Resonancia Magnética Nuclear Multiparamétrica de próstata (RMNmp). En el segundo grupo, si la Resonancia era anormal, se les realizó una biopsia de próstata por FUSION con un software que integra las imágenes de la Resonancia con la Ecografía, realizando solamente biopsias de la zona sospechosa de la Resonancia.

El objetivo primario buscado en este estudio fue la evaluación de la tasa de detecciónn de cáncer de próstata clínicamente significativo; y dentro de los objetivos secundarios se incluyeron la tasa de detecciónn de cáncer clínicamente insignificante (el cual se define como una enfermedad limitada al órgano con un volumen tumoral <0,5 cm3, con puntuaciónn de Gleason 6, cuyo tratamiento no es necesario ni generará beneficios en los pacientes).

En el Grupo 1 de la biopsia tradicional, la tasa de detección de cáncer clínicamente significativo fue del 26%, y la tasa de detección de cáncer clínicamente insignificante fue del 22%. En el Grupo 2 de la fusión con Resonancia, la tasa de detección de cáncer clínicamente significativo de pacientes que requerirán tratamiento aumento aproximadamente al doble con 38% y la tasa de detección de cáncer insignificante disminuyó al 9% evitando tratar cánceres que no lo requieren.

Por lo tanto, a pesar del hecho de que más de una cuarta parte de los hombres en la vía de Resonancia en realidad evitaron una biopsia, la tasa de detección de cáncer de próstata clínicamente significativo fue mucho mayor en este brazo. Además, la tasa de detección del cáncer clínicamente insignificante fue mucho menor (es decir, se redujo el exceso de diagnóstico). Y todo esto con solamente cuatro tomas de biopsia, en comparación con 12 tomas de biopsias tradicionales con la ecografía.

Estos hallazgos deberían provocar un cambio para los pacientes en la vía de diagnóstico para el cáncer de próstata temprano de dos maneras:

1. A todos los pacientes con una sospecha clínica de cáncer de próstata se les debería ofrecer una resonancia magnética como parte de su vía de toma de decisiones antes de la biopsia.

2. Se debería ofrecer una biopsia de fusión a todos los pacientes con una anomalía en su Resonancia.

Un motivo de preocupación, son los pacientes con una resonancia magnética normal (28% de los pacientes), que a pesar de la sospecha clínica de cáncer de próstata, no tuvieron una biopsia. ¿Cuántos cánceres clínicamente significativos se podrían perder al no ofrecer una biopsia a esos pacientes? Una respuesta de lo que encontraríamos, la ofrece el estudio PROMIS (Prostate MR Imaging Study) que incluyó una biopsia extensa para pacientes con una Resonancia normal.

En el estudio PROMIS, el valor predictivo negativo de la Resonancia para detectar cualquier tipo de cáncer 4 es del 76%, es decir, hasta 1 de cada 4 hombres tendrá cáncer de patrón 4 en la biopsia transperineal. Sin embargo, no se perdieron los cánceres primarios del patrón 4 en la RMN. Se podría aceptar la ausencia de algunos cánceres de patrón Gleason 4 en algunos hombres, siempre que el “seguimiento de rutina” sea adecuado.

Esto podría ofrecer suficiente evidencia para adoptar completamente la indicación de la Resonancia en el enfoque para la detección temprana del cáncer de próstata. Con base en el estudio PROMIS, publicado en The Lancet 2017, sumado al estudio PRECISION, los resultados proporcionan el conocimiento para integrar completamente la resonancia magnética en la evaluación de hombres con sospecha de cáncer de próstata. La era de la biopsia de próstata a ciegas randomizada posiblemente ha terminado, excepto tal vez en aquellos pacientes en los que la Resonancia está contraindicada.

MARCADORES GENÉTICOS

SelectMDx

El marcador genético SelectMDx ayuda a evitar la realización de biopsias de próstata innecesarias.  Este estudio se realiza en una prueba de orina, es un estudio no invasivo para la detección del riesgo de padecer cáncer agresivo de próstata.

ConfirmMDx

El marcador genetico ConfirmMDX para el cáncer de próstata aborda las preocupaciones de una biopsia de próstata con un resultado falso negativo.

La prueba ConfirmMDX para el cáncer de próstata aborda las preocupaciones de una biopsia con un falso negativo y ayuda al urólogo a:

  • DESCARTAR a los hombres que no padecen cáncer de próstata para que no se sometan a biopsias repetidas e innecesarias.
  • INCLUIR a los hombres con alto riesgo que puedan necesitar realizarse nuevamente una biopsia y someterse a un posible tratamiento.

 – DIAGNÓSTICO –

El pronóstico y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • El estadio del cáncer (ya sea que afecte parte de la próstata, que involucre toda la glándula o que se haya extendido a otras partes del organismo).
  • La edad y la salud general del paciente.
  • Si el cáncer ha sido recién diagnosticado o ha regresado luego de haber sido tratado y en apariencia curado.

¿Cómo se establece el grado de Gleason?

El patólogo valora dos áreas o zonas de la muestra de tejido de la próstata obtenido mediante la biopsia de próstata. Procura elegir zonas bien representativas del tumor. A cada una de las dos áreas le asigna una puntuación que va del 1 al 5.

El 1 corresponde a los casos de baja agresividad del tumor (los grupos de células cancerosas se asemejan a las glándulas normales de la próstata). De 2 a 4 se incluyen situaciones intermedias, progresivamente agresivas. Para establecer el grado de Gleason de cada caso, se suman las numeraciones asignadas a cada área. Por ejemplo: 3+ 4=7. Por tanto, no existe Gleason O ni 1, el mínimo es 2 (1 + 1). Cuanto más bajo sea el Gleason, menor es la posibilidad de que el cáncer de próstata sea agresivo, crecerá más lentamente y se extenderá menos. En el lado opuesto, cuanto más alto sea el Gleason, existen más posibilidades de agresividad tumoral. En resumen, los Gleason situados entre 2 y 4 corresponden a baja agresividad; los 5 y 6 son situaciones intermedias y la agresividad va aumentando de 7 a 10.

Diagnosticado el cáncer de próstata, se realizaran  exámenes para determinar si las células cancerosas se han extendido dentro de la próstata o a otras partes del organismo del paciente. Este proceso se llama clasificación por estadios (o estadificación). Es necesario conocer el estadio (o etapa) de la enfermedad a fin de planificar el tratamiento mas indicado.

Para determinar el estadio en que se encuentra el cáncer de próstata se suele indicar:

  • Centellograma óseo corporal o exploración ósea con radionúclidos: Procedimiento para determinar la presencia de células que se dividen rápidamente en el hueso, tales como las células cancerosas.
  • Exploración por Tomografía Computada (exploración por TAC) para evaluar la presencia de ganglios afectados en el abdomen  y la pelvis.
  • PET-PSMA Galio: Procedimiento que suma las ventajas de la Tomografia Computada a la Medicina Nuclear aumentando la Sensibilidad y especificidad de los métodos previos.

El estadio del cáncer se basa en los resultados de la estadificación y en los exámenes de diagnóstico como la biopsia del tumor original. La biopsia se utiliza para determinar el puntaje de Gleason.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras:

  • A través del tejido. El cáncer invade el tejido normal que lo rodea.
  • A través del sistema linfático. El cáncer invade el sistema linfático y circula por los vasos linfáticos hasta otros lugares en el cuerpo.
  • A través de la sangre. El cáncer invade las venas y los capilares y circula por la sangre hasta otros lugares en el cuerpo.

Cuando las células cancerosas se separan del tumor primario (original) y circulan a través de la linfa o la sangre hasta otros lugares en el cuerpo, se puede formar otro tumor (secundario). Este proceso se llama metástasis. El tumor secundario (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de próstata se disemina hasta los huesos, las células cancerosas de los huesos son en realidad células de cáncer de próstata. La enfermedad es cáncer metastásico de próstata, no cáncer de hueso.

ESTADIOS:

Estadio I

El cáncer está restringido únicamente a la próstata. No puede palparse durante un examen rectal digital y no es visible mediante un examen por imagen. Suele encontrarse de manera accidental durante una cirugía programada por otras razones, como la hiperplasia prostática benigna. El puntaje de Gleason es bajo. El cáncer de la próstata en estadio I también se puede denominar cáncer de la próstata en estadio A1.

Estadio II

El cáncer está más avanzado que en el estadio I, pero aún no se ha extendido fuera de la próstata. El puntaje de Gleason puede variar de 2-10. El cáncer de la próstata en estadio II también se puede llamar en estadio A2, estadio B1 o estadio B2.

Estadio III

El cáncer se ha extendido más allá de la capa externa de la próstata hasta los tejidos vecinos. Se puede encontrar cáncer en las vesículas seminales. El puntaje de Gleason puede variar de 2-10. El cáncer de la próstata en estadio III también se puede llamar cáncer de la próstata en estadio C.

Estadio IV

El cáncer ha hecho metástasis (se ha extendido) a los ganglios linfáticos cercanos y no cercanos a la próstata a otras partes del cuerpo, como la vejiga, el recto, los huesos o los pulmones. El cáncer de la próstata suele extenderse a los huesos. El puntaje de Gleason puede variar de 2-10. El cáncer de la próstata en estadio IV se puede llamar también cáncer de la próstata en estadio D1 o D2.

TRATAMIENTOS

A los pacientes que gozan de buena salud, por lo general se les ha ofrecido un tratamiento con cirugía para cáncer de la próstata, siendo el más recomendado la Prostatectomía Radical.

Linfadenectomía pélvica

Procedimiento quirúrgico en la cual se extraen los ganglios linfáticos de la pelvis. El patólogo examina una muestra de tejido al microscopio en búsqueda de células cancerosas. Si los nódulos contienen cáncer, el doctor no extirpa la próstata y puede recomendar otro tratamiento.

PROSTATECTOMIA RADICAL ABIERTA

Este procedimiento quirúrgico se ha utilizado con mayor frecuencia para extirpar la próstata, el tejido circundante y las vesículas seminales. Existen distintos tipos de prostatectomía radical abierta:

► Prostatectomía retropúbica

Procedimiento quirúrgico para extirpar la próstata a través de un corte (incisión) en la pared abdominal. Dado que la prostatectomía radical es una intervención quirúrgica radical, es posible que los pacientes necesiten recibir transfusiones de sangre. Los pacientes suelen permanecer internados aproximadamente 5 días. La sonda de la vejiga permanece colocada entre dos y tres semanas y la recuperación total puede llevar hasta 12 semanas.

► Complicaciones habituales de la cirugía prostática a cielo abierto

Las complicaciones más frecuentes cuando un paciente debe someterse a una cirugía de próstata convencional son: la impotencia sexual, la incontinencia de orina, el sangrado y el post-operatorio.

El efecto adverso más significativo a largo plazo de la cirugía convencional es la incontinencia de orina, que es la incapacidad de controlar el flujo urinario o la capacidad parcial de contener el chorro urinario caracterizado habitualmente por perdida de orina al toser o hacer esfuerzos que requiere el uso de paños protectores.

► Prostatectomía perineal

Procedimiento quirúrgico mediante el cual se extirpa la próstata a través de una incisión (corte) practicada en el perineo (área entre el escroto y el ano). Los ganglios linfáticos también podrían extirparse a través de otra incisión en el abdomen.

Además, se practican los siguientes tipos de intervenciones quirúrgicas:

► Prostatectomía Radical Laparoscópica

Esta técnica se realiza a través de 5 pequeñas incisiones en el abdomen. La Prostatectomía radical Laparoscópica es un tratamiento aceptado y establecido para el cáncer de próstata localizado.

Esta técnica quirúrgica se realiza de acuerdo a los principios de la cirugía abierta pero sin que la mano del cirujano entre al abdomen del paciente. Las lentes del laparoscopio, conectado a la cámara proyectan al monitor una excelente imagen ampliando los detalles de la próstata. Una vez que la próstata es liberada de los órganos vecinos, se coloca en una bolsa de plástico y es extraída por uno de los orificios creados para realizar la intervención. La vejiga se “une” nuevamente a la uretra para restaurar la continuidad del tracto urinario mediante la utilización de técnicas laparoscópicas.

El tiempo de internación es, habitualmente de 3 a 5 días, durante el cual es necesario llevar una sonda vesical durante 10 días o mas, para vaciar la vejiga y permitir la correcta cicatrización de la conexión uretra-vejiga.

► Linfadenectomía pélvica

Procedimiento quirúrgico en la cual se extraen los ganglios linfáticos de la pelvis. El patólogo examina una muestra de tejido al microscopio en búsqueda de células cancerosas. Si los nódulos contienen cáncer, el doctor puede recomendar otro tratamiento.

Prostatectomia Robotica Da Vinci Xi

El sistema quirúrgico da Vinci brinda a los cirujanos una alternativa tanto a la cirugía abierta tradicional como a la laparoscopía convencional, poniendo las manos del cirujano en los controles de una plataforma robótica de última generación. El Robot da Vinci Xi permite a los cirujanos realizar hasta las intervenciones más complejas y delicadas mediante muy pequeñas incisiones con una precisión sin precedentes, mejorando la destreza del cirujano y optimizando sus resultados.

Traduce los movimientos del cirujano de manera intuitiva, permitiendo un control total de la fibra óptica y de los instrumentos, evitando los complejos movimientos laparoscópicos;

Permite una visión real tridimensional del campo operatorio: el cirujano entra literalmente en un proceso de «inmersión», con el fin de valorar lo mejor posible los planos de disección anatómicos y «vivir» la intervención quirúrgica casi desde dentro del cuerpo del paciente.

Para el cáncer de próstata incorpora las mejores técnicas de la cirugía tradicional y las aplica a un método mínimamente invasivo asistido por robot.

Conducta Expectante

Es la observación intensiva atenta de la condición del paciente sin administrar ningún tratamiento hasta que los síntomas se presenten o cambien. Suele emplearse en varones aquejados de otros problemas médicos y con una enfermedad en estadio que recién comienza.

Radioterapia

La radioterapia se utiliza para tratar el cáncer de próstata. Son los tratamiento con radiación, es un término general que se utiliza para describir varios tipos de tratamientos, entre los que se incluye el uso de rayos X de alta potencia, la introducción de materiales radioactivos en el cuerpo o la inyección de sustancias en el flujo sanguíneo.

Diferentes tipos de radioterapia:

Radioterapia por haz externo (EBRT, por su sigla en inglés): es el tipo más común de radioterapia. Estos rayos X destruyen células de tumores dañando su ADN. Durante el tratamiento, la exposición a la radiación es breve y no invasivo, por lo que los pacientes no sienten malestar durante la exposición a la radicación.

La radioterapia externa se suele administrar una vez por día, cinco días a la semana. El tratamiento primario para un cáncer localizado de próstata normalmente requiere aproximadamente ocho semanas de tratamiento.

Los efectos secundarios habituales del uso de la EBRT para el cáncer de próstata incluyen aumento de la frecuencia urinaria; leve ardor al orinar; flujo urinario débil; irritabilidad intestinal con diarrea leve, gases, necesidad urgente de defecar y sensibilidad intestinal; irritación leve de la piel que rodea al recto; disminución de las células sanguíneas y fatiga.

Entre las complicaciones poco frecuente se incluye el sangrado rectal importante, la irritabilidad de la vejiga y la estenosis uretral. Otro efecto secundario alejado relativamente común de la radiación es la pérdida de la erección, y depende del uso de otros tratamientos como los tratamientos hormonales y la presencia de otras enfermedades que pueden afectar la función sexual.

Radioterapia conformacional 3D

La radioterapia conformacional 3D se descompone esquemáticamente en 3 etapas; la adquisición y el tratamiento de imágenes en 3 dimensiones, la planificación y finalmente la ejecución y la verificación del tratamiento. Existen límites e incertidumbres a lo largo de todo este proceso que por lo demás utiliza tecnologías en constante evolución. La delineación del volumen target y de los órganos en riesgo, etapa crucial de la radioterapia conformacional 3D, pueden ser variables entre un profesional y otro. Los márgenes de seguridad alrededor de estos volúmenes que tienen en cuanta los movimientos internos de los órganos y las incertidumbres de la extensión tumoral, siguen siendo empíricos y pueden, otra vez, ser diferentes entre un equipo y otro.

Existen, sin embargo, el consenso entre los oncólogos radioterapeutas y los físicos médicos en reconocer a la radioterapia conformacional 3D como técnica más precisa y elaborada que la radioterapia convencional. La comparación de los planes dosimétricos mostrando una disminución de las dosis de radiación en los tejidos sanos ha conseguido la adhesión de la profesión.

La radioterapia conformacional 3D es visiblemente menos tóxica a dosis iguales que la radioterapia convencional.

Radioterapia de Intensidad Modulada

La radioterapia de intensidad modulada (IMRT por sus siglas en inglés) es una modalidad que utiliza aceleradores de rayos X controlados por computadora para administrar dosis de radiación precisas a un tumor maligno a áreas específicas dentro del tumor. La IMRT permite que la dosis de radiación se conforme con mayor precisión a la forma tridimensional 3-D del tumor mediante la modulación (control) de la intensidad del haz de radiación.

La IMRT hace posible enfocar dosis más altas en regiones dentro del tumor; al tiempo que se minimiza la exposición a la radiación en las estructuras críticas circundantes normales.

La IMRT tiene el potencial de reducir la toxicidad del tratamiento, aun con dosis no aumentadas. La IMRT sí requiere tiempos más largos de tratamiento diario y administra una dosis más baja a mayores volúmenes de tejido normal que con la radioterapia convencional.

BRAQUITERAPIA

Hay dos abordajes diferentes para aplicar braquiterapia en el tratamiento del cáncer de próstata: tasa baja de dosis (LDR, por su sigla en inglés) y tasa alta de dosis (HDR, por su sigla en inglés).

La braquiterapia de próstata normalmente se aplica mediante el uso de la técnica de LDR. Con la braquiterapia LDR, las semillas se colocan de manera permanente en la próstata. La radiación se administra de manera gradual en un período de meses. La braquiterapia HDR se realiza colocando una fuente altamente radioactiva en la próstata de manera temporaria. El tratamiento con radiación se administra en unos pocos minutos y se repite dos o tres veces en el transcurso de varios días.

Un pequeño porcentaje de los pacientes sufrirá una obstrucción urinaria en las semanas siguientes al procedimiento y tendrán que usar una sonda. Normalmente, estos desaparecen a las pocas semanas y una vez que el edema se reduce, se retira la sonda.

Como las semillas radioactivas se colocan dentro de la próstata, no es común que se observen efectos secundarios intestinales a corto plazo. No obstante, como la parte anterior del recto está cerca de la próstata, con el transcurso del tiempo pueden ocurrir efectos secundarios intestinales similares a los de la EBRT. Al igual que con otros tratamientos con radiación, puede haber disfunción sexual eréctil.

HORMONOTERAPIA

Es el tratamiento que elimina la acción de las hormonas o intercepta su acción para detener el crecimiento del cáncer de próstata. Las hormonas son sustancias químicas producidas por glándulas del cuerpo que circulan por el torrente sanguíneo. En el caso del cáncer de próstata, las hormonas sexuales masculinas pueden hacer que el cáncer crezca. Se pueden utilizar medicamentos, cirugía u otras hormonas para reducir la producción de hormonas masculinas o impedirles que ejerzan su función.

La hormonoterapia utilizada en el tratamiento del cáncer de la próstata puede incluir las siguientes sustancias:

  • Los agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteinizante pueden impedir que los testículos produzcan testosterona. Algunos ejemplos son el leuprolide, el goserelín y el buserelín.
  • Los antiandrógenos pueden bloquear la acción de los andrógenos (hormonas que producen las características sexuales masculinas) como la ciproterona, la flutamida, bicalutamida y la nilutamida.
  • Los medicamentos que pueden impedir que las glándulas suprarrenales produzcan andrógenos incluyen al ketoconazol y la aminoglutetimida.
  • La orquidectomía es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para extirpar ambos testículos, la principal fuente de hormonas masculinas, con el fin de reducir la producción de estas hormonas.
  • Los estrógenos (hormonas que producen las características sexuales femeninas) pueden impedir que los testículos produzcan testosterona. Sin embargo, los estrógenos rara vez se utilizan en el tratamiento del cáncer de la próstata debido al riesgo de efectos secundarios peligrosos.

Los hombres tratados con hormonoterapia puede presentar: rubor, deterioro de la función sexual, pérdida del apetito sexual y debilidad en los huesos.

Otros tratamientos

CRIOCIRUGIA

El tratamiento utiliza agujas ultra finas que, mediante una sofisticada tecnología, crean unas esferas de hielo en el interior de la glándula prostática que alcanzan temperaturas de ultra congelación a -70ºC, destruyendo el tejido prostático y el cáncer contenido en su interior.

Una combinación de gases argón y helio permiten controlar la temperatura. El gas argón que circula por las agujas genera unas temperaturas bajísimas provocando la formación de hielo. Se aprovecha la creación de esferas de hielo con precisión para crear una región de congelación que se ajusta exactamente al tamaño y a la forma de la próstata. El proceso de congelación es letal para las células, y acaba con todo el tejido prostático.

La criocirugía prostática trata toda la próstata y su objetivo es congelar el tejido prostático. En este proceso, los nervios responsables de la erección del pene se pueden ver afectados y, como ocurre con la cirugía y la radioterapia, la disfunción eréctil es una complicación potencial de este tratamiento.

QUIMIOTERAPIA

Tratamiento del cáncer que utiliza fármacos para interrumpir el crecimiento de células cancerosas, mediante la eliminación de estas o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra oralmente o se inyecta en una vena o músculo, los fármacos ingresan al torrente sanguíneo y pueden llegar a las células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica).

Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, los fármacos afectan principalmente a células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional).

La forma de administración de la quimioterapia depende del tipo y del estadio del cáncer tratado. Quimioterapia de combinación es el tratamiento con el empleo de dos o más fármacos contra el cáncer.

Terapia biológica

Tratamiento que utiliza el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Sustancias fabricadas por el cuerpo o en el laboratorio se utilizan para reforzar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento del cáncer se conoce como bioterapia o inmunoterapia.

Ecografía concentrada de alta intensidad (HiFu)

Es un dispositivo médico dirigido mediante una computadora, diseñado para tratar el cáncer localizado de próstata, usando ultrasonidos focalizados de alta intensidad. La energía se libera a partir de una sonda endorrectal. Las ondas de ultrasonidos viajan a través de las paredes del recto sin dañarlo y son focalizadas en la próstata. Esta focalización produce un calentamiento intenso e instantáneo que provoca la destrucción irreversible de la zona seleccionada, sin dañar los tejidos circundantes.

Esta opción terapéutica está dirigida a pacientes en primera intención o como rescate tras fracaso de la radioterapia.

El especialista es el Dr. Norberto Bernardo para conocer más de el haga CLICK AQUI