¿Qué es el Adenoma de Próstata?

La próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductivo masculino. Esta ubicada en el bajo vientre, la encontramos debajo de la vejiga, rodeando la parte inicial de la uretra masculina (conducto del aparato urinario y genital en el hombre), localizada enfrente del recto. La glándula próstatica contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen.

Las hormonas masculinas estimulan el crecimiento de la glándula prostática desde el desarrollo del feto. La próstata de un hombre joven tiene el tamaño aproximado de una nuez y con el paso del tiempo, aumenta su tamaño. La próstata continúa su crecimiento hasta que se alcanza la edad adulta y mantiene su tamaño mientras se producen las hormonas masculinas. Por diversos motivos, la glándula prostática puede sufrir procesos inflamatorios tanto agudos como crónicos. Habitualmente, a partir de los 50 años de edad o inclusive antes, el 75% de los hombres ya presentan alguna transformación benigna (HPB) o maligna en el tejido de este órgano (Cancer de próstata).

El control de rutina a partir de los 50 años tiene por objeto detectar en los estadios más precoces, las alteraciones morfológicas que puedan presentarse generando síntomas, permitiendo además, realizar oportunamente el tratamiento adecuado.

Problemas de próstata más comunes

  • Prostatitis: es una infección, generalmente causada por bacterias.
  • Hiperplasia prostática benigna, agrandamiento benigno del adenoma de próstata o HPB: aumento del tamaño de la próstata, que puede causar (entre otros síntomas) goteo después de orinar o la necesidad de orinar con más frecuencia, (especialmente por la noche).
  • Cáncer de próstata: cáncer que responde mejor al tratamiento cuando se detecta anticipadamente.

HPB o Hiperplasia prostática benigna

¿Qué significa HPB o agrandamiento de la próstata?

La hiperplasia prostática benigna, también conocida como HPB consiste en un crecimiento benigno (no cancerígeno) en el tamaño de la glándula prostática. Las causas de la hiperplasia prostática benigna (HPB) son multifactoriales, sin embargo se sabe que dos requisitos son necesarios para este trastorno, el envejecimiento y la producción de testosterona por los testículos. Los hombres a quienes se les extirpan los testículos por diversos motivos o por el desarrollo de cáncer testicular no presentaran hiperplasia prostática benigna (HPB).

La hiperplasia prostática benigna (HBP) es una enfermedad muy común en los hombres. Un pequeño agrandamiento de la próstata está presente en muchos hombres de más de 40 años y en más del 90% de aquellos mayores de 80 años.

Al crecer la glándula prostatica, puede ir comprimiendo progresivamente la uretra y provocar dificultad para orinar. Esto sucede, porque la compresión impide que el flujo de la orina, baje desde la vejiga hacia la uretra y luego hasta el exterior. Las posibles consecuencias del HPB son retenciones de orina en la vejiga (el paciente no logra orinar, aun con deseos), si la inflamación fuera muy grave, puede bloquearse por completo el sistema urinario y requerir la colocación de una sonda vesical que la coloca un Medico a través del meato uretral, habitualmente en la guardia. El reflujo de la orina hacia los riñones y/o la necesidad de orinar frecuentemente son otras posibles complicaciones del HPB.

Síntomas de HPB (hiperplasia prostática benigna)

Existen dos tipos de síntomas: los síntomas obstructivos y los  síntomas irritativos.

  • Los síntomas obstructivos se manifiestan mediante: una disminución del calibre (menor cantidad) y la fuerza del chorro de orina, dificultades para comenzar la micción, incapacidad de interrumpir la micción, goteo post-miccional, sensación de vaciado incompleto de la vejiga y en ocasiones retención urinaria.
  • Los síntomas irritativos se presentan mediante una micción nocturna múltiple (levantarse a orinar varias veces en la noche), urgencia urinaria y a veces incontinencia de urgencia. Habitualmente, estos son los síntomas por los que consultan más los paciente. Es importante tratar la hiperplasia prostática benigna (HPB), ya que al evolucionar, puede progresivamente ocasionar otras enfermedades. Por ejemplo, el vaciado incompleto de orina, resulta en orina residual en la vejiga y un riesgo incrementado de infección urinaria, formación de litiasis vesical ya que los cálculos urinarios en la vejiga, se forman de la cristalización de sales en la orina residual.

La retención aguda de orina, llevara al paciente a una guardia para la colocación de una sonda vesical, para poder orinar, ya que no logra hacerlo por el mismo. La retención crónica de orina, es otra forma de progresión de esta patología. Algunos pacientes que la sufren pueden eventualmente progresar hacia una falla renal como consecuencia de la obstrucción.La valoración de los síntomas del paciente debe realizarla un Médico Urólogo, acompañada por los estudios necesarios para definir la magnitud de la obstrucción y buscar el tratamiento indicado para ese paciente.

Diagnóstico

Todo hombre a partir de los 50 años debe realizar una consulta Urológica (si en la familia existen antecedentes de cáncer de próstata, el control deberá ser antes de los 50 años).

El control anual con el Urólogo, es de suma importancia en la vida de los hombres, ya que lo que se quiere controlar es la aparición temprana del cáncer de próstata. Y paralelamente, ir evaluando el crecimiento de la glándula prostática y su tratamiento.

Esta consulta, será el control prostático anual, la que consiste en un examen físico, el Urólogo realizara un tacto rectal, que es la palpación de la glándula prostática a través del recto, este puede revelar una próstata agrandada y asperezas o textura que pudieran ser síntoma de cáncer de próstata, le indicara realizar un estudio de laboratorio en sangre para medir el valor del Antígeno Prostático Específico (PSA, por sus siglas en inglés) y según, el Urólogo lo requiere, la realización de una ecografía vésico prostática y/o la realización de una flujometria miccional y/o algún estudio adicional.

Tratamientos

Es importante remarcar, que el tratamiento del HPB no es preventivo del cáncer de próstata y que los pacientes ya operados o en tratamiento por HPB debe seguir con sus controles anuales para la prevención o detección precoz del cáncer de próstata.

Los tratamientos para la hiperplasia prostática benigna son dos: medicamentos o cirugía.

  • Medicamentos:  Finasteride y Dutasterine, estos producen una disminución de los niveles de hormonas que colaboran en el crecimiento de la glándula prostática, con la acción de estos fármacos se reducen el tamaño de la próstata, aumentando el flujo de la orina y disminuyendo los síntomas de la HPB. Habitualmente, esta medicación debe injerirse de 3 a 6 meses para lograr una mejoría de los síntomas. La utilización de estos medicamentos, habitualmente presenta efectos secundarios como la disminución del deseo sexual y la disminución en la erección, son puntos a evaluar con su Urologo. Los bloqueadores alfa1 (Terazosina, Tamsulosina, Doxazosina y Alfluzosina), estos medicamentos logran relajar los músculos del cuello de la vejiga, permitiendo un chorro miccional más fuerte. La elección del tipo de medicamento necesario la debe hacer su Urólogo, quien tendrá en cuenta su historial medico.
  • Cirugias: con respecto a la cirugía, básicamente existen dos tipos: la cirugía tradicional, en la que se produce la apertura del abdomen (o llamada a cielo abierto), y la que usa un instrumento que se introduce por la uretra hasta la próstata. Esta cirugía se llama endoscópica o RTU, la cual existen mas de una opción en cuanto a las cirugías endocopicas para el HPB. El Urologo, será quien evalue su caso y le indique las caracteristicas de cada procedimiento quirúrgico. Dependiendo del tamaño de la glandula próstatica se podrá realizar la cirugia en forma endoscópica o convencional.

¿Existe alguna relación entre el adenoma de próstata y el cáncer de próstata?

En principio podemos decir que no, ya que cuando nos referimos a la hiperplasia benigna de próstata nos referimos al agrandamiento de la prostata. El HPB no produce cáncer de próstata, sin embargo el cáncer de próstata puede desarrollarse simultáneamente en la zona periférica de la glándula sin que sea provocado por el adenoma. Por esta razón en la evaluación urológica anual se investigan ambas patologias.

Realiza tu diagnóstico on line para conocer el nivel de obstrucción urinaria ▼