Skip to content Skip to footer
Lun - Vie 8:00 - 20:00 / Sábado 9:00 - 12:00
José E.Uriburu 1471, CABA

Prostatitis e infección de próstata

La prostatitis es la inflamación de la glándula prostática que puede afectar a los hombres de cualquier edad. Se presenta en diferentes tipos, siendo la prostatitis bacteriana aguda, prostatitis bacteriana crónica y prostatitis abacteriana crónica las más comunes. La prostatitis bacteriana se produce cuando hay una infección bacteriana en la próstata, mientras que la prostatitis abacteriana crónica no está asociada con bacterias.

Algunos pacientes, necesitaran de un apoyo psicológico para transitar esta patología, ya que en algunos hombres los síntomas urinario son dolorosos y de duración prolongada.

 

médico realizando un ultrasonido en el abdomen de un paciente

 

Síntomas:

Habitualmente las infecciones de la próstata son casi asintomáticas o  cursan con síntomas leves que son diagnosticados como infección urinaria o incluso un cuadro gripal. Pero no todos los pacientes presentan los mismos síntomas en los episodios de prostatitis y algunos pueden llegar a ser muy sintomáticos y su calidad de vida puede estar comprometida por esta patología.

Algunos de los síntomas mas comunes , son:

  • Escalofríos.
  • Malestar general, dolores musculares, lumbalgias.
  • Fiebre.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Sangre en la orina.
  • Ardor o dolor al orinar.
  • Dificultad para iniciar la micción.
  • Dificultad para vaciar la vejiga.
  • Necesidad imperiosa de orinar.
  • Incontinencia de orina.
  • Orina de olor fétido.
  • Chorro urinario débil.
  • Dolor o malestar en el abdomen por encima del hueso púbico, en la región lumbar, en el área entre los genitales y el ano, o en los testículos.
  • Dolor con la eyaculación o sangre en el semen.
  • Dolor con las deposiciones.

Causas:

Las causas por las que los gérmenes llegan hasta la glándula prostática y provocan una prostatitis, son muy variadas. La inflamación de la próstata (prostatitis) puede producirse por diversos orígenes, por ejemplo, cualquier bacteria que pueda causar una infección urinaria, podría producir una prostatitis, incluso algunas enfermedades de transmisión sexual, también pueden causar prostatitis bacteriana; la prostatitis también puede ser causada por problemas en la uretra, por ejemplo: Obstrucción de la salida de la vejiga o por imposibilidad de retraer el prepucio (fimosis), por una lesión en la zona entre el escroto y el ano (perineo) o también luego de tener una sonda vesical, alguna endoscopias o biopsia de próstata.

Los hombres que padecen agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna) presentan un mayor riesgo de sufrir una prostatitis. Ya que la glándula prostática puede obstruirse, lo que facilitara la proliferación de las bacterias. Es interesante remarcar que los síntomas de prostatitis crónica pueden ser muy similares a los del agrandamiento de la glándula prostática (HPB) y es el Urólogo quien con su examen medico y los resultados de los estudios correspondientes deberá evaluar su patología.

Dejamos una pequeña lista de las causas más habituales que pueden llevar a los pacientes a transitar una prostatitis:

  • Pacientes que se realizan una biopsia de próstata.
  • Pacientes que se realizaron estudios médicos mínimamente invasivos.
  • Enfermedades de la próstata: HPB, Cáncer de próstata.
  • Enfermedades de transmisión sexual.
  • Problemas en la uretra.
  • Con mucha frecuencia se presentan sin causa aparente.

Diagnóstico:

El Urólogo que lo evalúa le pedirá todas o algunas de las siguientes pruebas medicas para comprobar el diagnóstico de prostatitis y conocer cual es el tipo de prostatitis que debe tratarse:

Análisis de orina, masaje prostático para la obtención de secreción prostática para cultivo, Ecografía transrectal de próstata, análisis de sangre, (Es importante saber que la prostatitis puede afectar los resultados de la prueba del antígeno prostático específico (PSA) dando un valor muy por encima de lo normal, en este examen de sangre utilizado para detectar el cáncer próstata), entre otros estudios que el Medico considere necesario, según el historial medico del paciente.

Evaluando los síntomas y los resultados de los análisis clínicos, el Médico Urólogo puede concluir que tipo de prostatitis padece el paciente.

CLASIFICACIÓN DE PROSTATITIS:

Existen varios tipos de prostatitis:

  • Prostatitis Bacteriana aguda: este tipo de prostatitis suele comenzar de manera repentina, generalmente esta acompañada de síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos. Habitualmente es causada por bacterias comunes.
  • Prostatitis Bacteriana crónica: este tipo de prostatitis dura habitualmente 3 meses o mas. Se origina cuando los antibióticos que se recetan no eliminan las bacterias que causan la prostatitis. Esto genera que el paciente pueda tener infecciones recurrentes y/o difíciles de tratar. Podemos decir que cuando los síntomas urinarios y dolorosos son recurrentes, tenemos que pensar en una de prostatitis crónica.
  • Prostatitis crónica o síndrome de dolor pélvico crónico. Este tipo de prostatitis no es causada por bacterias, como si lo son las anteriores. Habitualmente, no se suele identificar la causa exacta que la provoca. Los síntomas varían en cada hombre, en algunos los síntomas atraviesan momentos de mayor sintomatología y luego pasan a un periodo de menor o nula sintomatología. Este tipo de prostatitis, también es llamada síndrome de dolor pelviano crónico, que se divide en: Síndrome de dolor pelviano crónico inflamatorio o Síndrome de dolor pelviano crónico no-inflamatorio.

Prostatitis e infecciones de próstata

 

Síndrome del dolor pelviano (Prostatitis Crónica):

Habitualmente, el tratamiento del síndrome de dolor pelviano es muy difícil y decepcionante. Ya que la sintomatología persistente en el paciente, generan un gran disconfort en la calidad de vida, debido a que el dolor, las molestias miccionales y el (habitual) fracaso de diferentes tratamientos médicos ocasiona al paciente y su entorno una continua búsqueda de respuesta.

Existen alternativas de terapias físicas que se utilizan para tratar la sintomatología del síndrome del dolor pelviano. Algunas de ellas son: la aplicación de ondas de choque de baja intensidad, la acupuntura, la neuromodulación, laser de próstata, inyección de toxina botulínica, entre otras.

La aplicación de las ondas de choque en el tratamiento del dolor pelviano crónico

Actualmente la aplicación de Ondas de Choque de baja energía se utilizan para variados tratamientos médicos, por ejemplo en traumatología, se tratan dolores crónicos como la fascitis plantar, tendinitis, etc, con muy buenos resultados.

En el tratamiento del dolor pelviano crónico la aplicación de ondas de Choque de baja energía se dirigen a nivel perineal y habitualmente producen un descenso significativo del dolor pelviano, mostrando también una mejoría de las molestias de micción, lo que genera una buena calidad de vida en el paciente.

Tratamiento:

El Urólogo evaluara el tratamiento mas adecuado para tratar la prostatitis, dependiendo de cómo se manifieste los síntomas en el paciente y de que tipo de prostatitis se deba tratar.

Habitualmente en el tratamiento de prostatitis crónicas la utilización de medicación como ser alfabloquenates, relajantes vesicales y/o antinflamatorios, suele ser el mas conveniente, ya que la sintomatología mas predominante es el malestar urinarios irritativo.

Resumiendo:

  • Antibióticos: es el tratamiento que se utiliza con frecuencia para la prostatitis. El Urólogo deberá evaluar cual es el antibiótico mas adecuado,  según el tipo de bacteria que esta provocando la prostatitis. Si los síntomas son graves, puede ser necesario que el antibióticos se suministre por vía intravenosa en un principio y luego se continúe por vía oral. Los pacientes con prostatitis crónica o recurrente, suelen tomar antibióticos por periodos prolongados. . Ya que habitualmente, los tratamientos antibióticos de periodos cortos fracasan y el paciente recaen con frecuencia en la prostatitis.
  • Alfabloqueadores: este tipo de medicación se utiliza para relajar las fibras musculares y el cuello de la vejiga, que es donde la próstata se une con la vejiga. Este tipo de tratamiento, puede ayudar a disminuir los síntomas dolorosos del paciente.
  • Agentes antiinflamatorios. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, también pueden ayudar al paciente a transitar sin dolor la sintomatología de la prostatitis.
  • Cambios en el estilo de vida: Los siguientes son algunos consejos que pueden ayudar al paciente a aliviar la sintomatología, por ejemplo: tomar un baño tibio (baño de asiento) o usa una compresa caliente, limitar o evita el alcohol, la cafeína y las comidas picantes y/o ácidas, evitar las actividades que pueden irritar la próstata, como pasar mucho tiempo sentado o andar en bicicleta.  Es importante tomar bebidas sin cafeína, ya que esto hará que el deseo de orinar sea mayor y ayudará a eliminar las bacterias de la vejiga.