¿Qué es  la Sexología?

Es la ciencia que estudia la sexualidad del ser humano, el comportamiento sexual y sus diferentes manifestaciones, desde el punto de vista psicológico y fisiológico.

Esto incluye la identidad sexual, la identidad de género y la orientación del deseo sexual de cada individuo.

Es ejercida por un Sexólogo/a quien es un profesional de la psicología o de la medicina, con especialización en este ámbito. En CAU contamos con la inmensa experiencia de la Lic Lucía Báez Romano a cargo del Servicio de Sexología.

Los sexólogos se encargan de la sexualidad de cada ser humano, muy ligada a la vida afectiva de ellos. A través de la escucha, pueden asesorar al ofrecer alternativas para mejorar la dificultad que el consultante presente y sugerir terapia sexual focalizada para mejorar las disfunciones que detectan en la consulta.

Las consultas más frecuentes que se reciben en el consultorio de la Lic. Lucía Báez Romano son sobre eyaculación precoz, incapacidad orgásmica o anorgasmia, disfunción eréctil y disminución de deseo (esta última afecta tanto a varones y mujeres) 

Desde la sexología se indaga en las cuatro fases del ciclo sexual: excitación, meseta, orgasmo y resolución, para detectar sus causas y proponer las posibles soluciones para cada consultante.

Es importante remarcar que la gran mayoría de las disfunciones sexuales tiene un origen psicológico o de una conducta mal adquirida. O tienen un origen fisiológico que afecta desde lo psicológico, como ser, enfermedades como la diabetes, la hipertensión arterial, problemas cardíacos, entre otros.

La sexología también está al cuidado de las personas operadas por alguna enfermedad oncológica, como ser en el varón, una cirugía de próstata y en la mujer una cirugía ginecológica. Ya que observamos que a la persona afectada por dicha cirugía o en su caso, por algún otro tratamiento oncológico, le cuesta iniciar su vida sexual.

Desde el consultorio de sexología se brinda la contención necesaria y el espacio que el consultante necesita para hablar sinceramente de situaciones íntimas que suelen dar vergüenza, dolor o incluso miedo. Es necesario que la persona conozca que existen profesionales que están preparados para ayudarlo, que no está solo y que muy posiblemente su dificultad tenga solución.

¿En qué momento se recomienda una consulta sexológica?

Cuando un hombre o una mujer se sientan incomodos o con malestar en cualquier tema que abarque su sexualidad, ya sea por su orientación sexual, ansiedad ante las relaciones o por falta de deseo o cualquier otro motivo que una persona no este cómodo con su vida sexual, es recomendable consultar a un especialista, en este caso  un sexólogo/a . Este le ayudará a identificar y a tratar las causas que generan dicha dificultad con el fin que la persona vuelva a sentirse bien.

Al tratarse de un tema íntimo y muy personal, habitualmente las personas sienten vergüenza de exponerse con un desconocido y suelen demorar la consulta, lo que es contraproducente, ya que el problema se puede agravar con el tiempo y  porque mientras más tiempo tarde en resolverlo, más sufrimiento experimenta la persona y su pareja, si es que la tiene.

Eyaculación precoz, disfunción eréctil, falta de deseo sexual ¿A quién consultar? 

 Es común que los varones que lo padecen o sus parejas no sepan como comenzar a tratar este tema. En las dificultades de eyaculación precoz, en los trastornos de disfunción eréctil y falta de deseo sexual es sumamente importante identificar si se trata de un problema fisiológico o psicológico o ambas. Es recomendable una primera consulta con un Urólogo/a para descartar las patologías fisiológicas. En la mayoría de los casos, estas dificultades suelen ser de origen psicológico, por lo que luego de asegurase con la consulta médica (Urólogo/a) que no son producto de causas médicas, se  recomienda consultar con la sección de sexología.

La sexología va analizar y luego buscará el origen del trastorno que padece la persona. Por ejemplo, en los casos de disfunción eréctil, suele estar muy relacionado con la ansiedad. Por lo general relacionadas a experiencias previas en las que ha habido algún episodio circunstancial y que la misma ansiedad produce una disfunción. 

Cuando se identifican las causas, existen herramientas terapéuticas que utilizan los sexólogo/as y que ayudan al consultante a revertir su situación actual.